Skip to content

Consejos para trabajar productivamente desde casa sin perder el control

¿Te levantas temprano pero trabajas con pijama? Deja eso, flojo y empieza a cambiar nuevos hábitos.

Está claro que la carentena a nivel mundial ha dado luz a nuevas alternativas para seguir operando en algunas empresas de manera remota. Quizás algunas personas como los freelances estamos acostumbrados a esto (llevo siendo freelancer desde el 2007 entre mi ex carrera de periodismo y actualmente de actor) y muchas de las herramientas siempre las he tenido en la comodidad de mi hogar; sin embargo y a como va el panorama por lo que resta del año, esta práctica del Home Office va a durar muchos meses. Al tener una web como está donde busco de manera orgánica generar un ingreso extra mediante el Adsense, Google nos notifica de nuevas tendencias y recomendaciones. Es por eso que me llegó este correo con estos seis consejos que me parecen realmente importantes de compartir con este descarado copy paste (agregando algo mío si lo creo necesario). ¿Empezamos? Ponte cómodo y toma nota.

1. Designa el espacio donde vas a trabajar (y los espacios en los que no)

Es fácil caer en la tentación de poner el la laptop en la mesa de la cocina o de tumbarte en el sofá y trabajar desde ahí. Pero tener una habitación, un espacio, una mesa o una silla donde «vas» cada día a trabajar contribuye a que tu cerebro identifique ese sitio (los olores, las vistas y los sonidos) con la actividad laboral. Pon algunas cosas que tuvieras en la oficina, por ejemplo, fotos de tus amigos o de tu familia; usa una alfombrilla de ratón nueva que te llame especialmente la atención; coloca algo para picar en un estante que tengas a mano. Determinar los lugares donde no vas a trabajar es tan importante como crear tu espacio de trabajo. Quizá sea buena idea no subir nunca la laptop a la planta de arriba o meterlo en el dormitorio. Así crearás una cierta distancia mental y podrás relajarte aunque el trabajo esté en casa contigo.

2. Domina las videos llamadas como un profesional

Esta modificación si es mía.
Probablemente pasarás más tiempo que antes en videollamadas (Zoom, ahora está de moda) aunque también puedes recurrir a FaceTime o algún software interno dependiendo de la empresa. Estos son algunos trucos para usarlos: Si el video tiene la opción de reducir la calidad de video en la opción de configuración, te la recomiendo, así evitarás retardos o restricciones de ancho de banda; si el problema de la video llamada persiste, usa la llamada telefónica y escucha por teléfono (eso también disimulará si ese día no te bañaste :P) si estás a cargo de un equipo y una de las opciones tiene la opción de subtítulos, mucho mejor para que no pierdan el ritmo de tu videoconferencia. Recuerda si deseas hacer videollamadas menos formal, hazlo cuando tengas un hueco y aprovecha ese momento para charlar y ver cómo están.

3. Concéntrate en una pestaña 

Si en casa no tienes un monitor grande o tu combinación de pantallas habitual, es aún más importante concentrarse en una sola pestaña de tu navegador. Cuando participes en una videollamada desde tu portátil, minimiza el resto de las pestañas y céntrate en la conversación; es lo mismo que harías al guardar el teléfono o cerrar el portátil para concentrarte en una reunión en persona.

4. Actúa como si estuvieras en la oficina 

Resístete a la tentación de empezar a trabajar en la cama nada más despertarte; tu cerebro «no estará de humor» para ser productivo. Mantén tus rutinas habituales, como desperezarte, vestirte, desayunar y «hacer el trayecto» a tu nuevo espacio de trabajo. Aunque quedarte en pijama puede ser cómodo, no tendrás la sensación de que es un día normal de trabajo y te costará más mantener la productividad.

5. Juega un poco con tu planificación y tu energía

¿Qué es lo mejor de trabajar en casa? Ahorrarte el trayecto a la oficina. Plantéatelo como una oportunidad para experimentar con horarios alternativos y encontrar tu «momento biológico óptimo». Si eres de los que prefieren madrugar, prueba a despertarte, trabajar en algo un buen rato y luego tomarte un descanso a media mañana. Si eres un ave nocturna y prefieres irte a la cama un poco más tarde, cambia un poco tu horario para trabajar más a últimas horas de la tarde, en el tiempo que normalmente dedicarías al trayecto de vuelta a casa. La productividad no solo depende de lo que haces; cuándo lo haces puede llegar a ser aún más importante.

6. Trabajar desde casa no significa estar trabajando constantemente 

Uno de los aspectos más complicados de trabajar desde casa es la necesidad de marcarse límites. Deja el ordenador en tu espacio de trabajo y trabaja solamente cuando estés ahí. Elige una hora a la que acabará tu jornada y establece un horario laboral y si no tienes uno, es mejor compartir con tu equipo uno, para que los demás sepan cuándo estarás disponible. Tómate un respiro mental de vez en cuando, igual que lo harías en la oficina al acudir a una reunión, salir a tomar el aire o llamar a un amigo.

7. Crea tu lista de tareas diaria el día anterior 

Para mantener un buen ritmo y establecer un horario de trabajo en casa, es importante hacer una lista de las tareas que debes llevar a cabo cada día. Puedes usar la plantilla de planificación diaria que diseñé para crearme un plan por horas de lo que tengo previsto hacer. (Pídemela por INSTAGRAM) Si la rellenas la noche antes, te levantarás con la mente centrada en tus tareas del día.

8. Acaba esa tarea que tienes pendiente desde hace tiempo  

El trabajo en la oficina puede ser bastante frenético y casi nunca hay tiempo para estar a solas o acabar tareas pendientes. Trabajar desde casa te da la oportunidad de ponerte al día con tus tareas pendientes: terminar una lista de gastos, hacer una lluvia de ideas sobre un proyecto a largo plazo o leer un artículo que añadiste a favoritos hace mucho tiempo. Crea una lista permanente con recordatorios, ve añadiendo tareas y repásala cuando tengas un momento para ti. 

10 Date un respiro (y dáselo también a los demás) no seas intenso

Hay quien vive en un estudio de un dormitorio y se pasa los días allí confinado. Hay quien tiene a su pareja trabajando al lado, o puede que tengan niños o perros (o todas las anteriores). La conexión puede ralentizarse y quizá se oigan ladridos de fondo, pero recuerda que todo el mundo se está esforzando al máximo para trabajar desde casa de la mejor manera posible.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *