Skip to content

La experiencia del teatro

Escuchaba a Miguel Rubio decir una gran definición del teatro: Es una convivencia entre espectador y actores pero que a veces se confunde con el texto literario y con el edificio.
No deseo ahondar mucho en el tema del «porque debes ir al teatro», sino más bien hablar sobre la convivencia como decía Miguel Rubio.

Ya sea en un teatro convencional con butacas y claramente un escenario para los artistas, una calle o parque tomada por artistas callejeros marcando su área de trabajo o en la sala de tu casa o habitación, el teatro invita a los espectadores a formar parte de una creación e interpretación ya sea en base a un libro, historieta, noticias o incluso de la imaginación y creación de los mismos artistas. De acá se deslindan algunos géneros, el drama, la comedia, thriller, cuentos, fábulas, etc. Todo se vale, ya sea para contar una realidad social o para entretener y/o aleccionar al público cautivado por lo que está viendo y escuchando.

La forma del movimiento y el sonido de las palabras, en el desarrollo de la escena hacen que salgamos por un momento de nuestra realidad y viajemos junto a los actores hacia una lejana realidad muy parecida a la nuestra que finalmente será interpretada por cada uno.
Decía Mariana Hartasánchez, Actriz, Dramaturga y Directora Artística.: «El teatro tiene la capacidad de tocar mucho más profundamente y de incidir en la conciencia, en el espíritu de manera muy entrañable y directa con el espectador, entonces el simple hecho de que la gente tenga que estar ahí, en presencia y tener a otro ser humano frente a él que le está diciendo algo sobre su propia verdad, lo vuelve como único; y yo por eso tengo la plena certeza de que es algo que jamás va a desaparecer.”

La experiencia de asistir al teatro entonces, también tiene mucho que ver con la energía. No es lo mismo tener una función en un teatro cómodo que actuar en una zona bélica. En ese caso como en muchos otros, la energía sera distinta… sino imagina ver una obra de teatro en vivo en estos tiempos de coronavirus. Uno no estarás tan seguro de ir a un espacio cerrado, dos en caso fuera en la calle, estarías protegida con tu mascarilla, salvaguardando la distancia entre personas. Tu forma de mirar, escuchar y entregarte a lo que está ocurriendo frente a tus ojos, te dará otra energía. Lo mismo con los actores que a pesar de tener un texto aprendido, no pueden negar que la energía deberá ser distinta, sin embargo hay algo que no cambiará: la existencia del teatro.

La convivencia entre el actor y el público debe ser armoniosa y evitar todo tipo de distracciones dando valor y reconocimiento a todo el esfuerzo que hay tras esa presentación. Finalmente, el teatro nos hará libres porque eso es el actor, un ser libre que solo desea compartir lo aprendido porque es tanta la pasión que le pone a lo que hace que desea mostrarlo a los demás y eso, es un hermoso servicio a favor de la sociedad porque la interacción en tiempo real que hay entre el actor y el público, en vivo y en directo, sin efectos de post producción, es algo que no se repetirá jamás.

Para finalizar quiero citar a Arthur Miller quien dijo: ‘El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma’.

Si llegaste hasta acá, te invito a seguirme en mis redes sociales donde soy más informal.
Instagram
Facebook
YouTube
TikTok

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *