Skip to content

¿Te comparas con los demás? El arte de bajarte el autoestima

Apple and orange

«¿Por qué te comparas con los demás? – No lo sé».
Es la pregunta y respuesta que me hago constantemente desde que descubrí las competencias y premios en el colegio a temprana edad. Siempre buscando ser mejor que el otro para obtener algún beneficio y cuando veía que cualquier otra persona me superaba, inmediatamente dejaba de hacer eso y me sumergía en un «no sirves para nada», «siempre te van a ganar». Yo como artista siempre entro en esa comparación y es tan común en mi que el 100% lo hago de manera involuntaria. A partir de aquí, estos son unos ejemplos de preguntas que me hago así a todas las preguntas que leas, agrégale un «…y a mi no?»
¿Por qué lo llamaron a esa obra y a mi no? ¿Por qué lo llamaron para ese comercial? ¿Por qué le comentan más a sus publicaciones? ¿Por qué está obteniendo más seguidores y yo no? – Ingresa acá tu pregunta -.

El teatro al igual que muchas carreras, es una constante evolución y sin los aplausos del público sentimos que no existimos, nos esforzamos mucho y cuando no obtenemos los resultados que esperamos, aparecen estas preguntas.
Es curioso como este pensamiento desde niño se mantiene con el paso del tiempo a lo largo de nuestra vida y actividades. Más aún ahora en tiempos de likes, comentarios en las redes sociales donde todos (o al menos la mayoría) queremos tener miles de seguidores seguramente para por fin sentir esa aprobación que años atrás nos quitaban personas más talentosas que nosotros. Y es que, en realidad no es que hayan sido más talentosos, sino que pueden ser más empeñosos que nosotros y no miran si alguien es mejor o peor que nosotros. Claro hasta que lo logran y te dicen en la cara «te gané».

Ya sea que se trate de tu físico, logros académicos, tu carrera o tu vínculo social y familiar, compararse con otras personas es algo innato en las personas y resulta casi como cavar un hoyo para enterrar viva a una persona; en este caso, tu autoestima y por ende, tú mismo.
Dice Craig Sheffere: “No se puede comparar una manzana con una naranja. Esto causará una gran cantidad de problemas de autoestima.” Y es cierto, cada quien tiene su propósito en la vida y él éxito o tan deseado reconocimiento vendrá de a pocos o quizás en una gran avalancha. Para eso dependerá mucho de tu dedicación a las cosas que hagas mientras vas fortaleciendo tu autoestima y mientras no decidas abandonar sino por el contrario reinventarte constantemente, no pelees con los demás, lucha contigo para mejorar, sobre todo con ese pensamiento autocrítico que te dirá que no puedes. MÁNDALO CALLAR, pero si en un momento sientes que estás bien contigo, tranquilidad no luches, disfruta ese momento y si sientes que es necesario seguir avanzando, muévete que nadie más lo va a hacer por ti.

Desde hace menos de un año me dedico a ser comediante y algo que aprendí es a confiar en lo que uno tiene, no solo a no compararse sino también a trabajar cada vez más, puede que haya encontrado el chiste que hará estallar de risa al público pero no vale conformarse, la cosa es probarlo y si funciona como esperabas, no conformarse sino seguir creando y dejar de pensar de manera jerarquica porque si ahora te comparas con los demás teniendo envidia, no me sorprendería que cuando alcances tus metas, te compares con los demás, creyéndote superior y repitiendo el «te gané» que escuchaste desde niño y desencadenó todo este cuestionamiento.
Tulku Lobsang asegura que: “Algunos no están acostumbrados a encontrar la felicidad en sí mismos y tienen que buscarla fuera de ellos. A veces somos adictos al exterior y dependemos del exterior.” Y es verdad, hablaba con una amiga sobre la pandemia y me decía que por fin había vuelto a trabajar porque no soportaba estar encerrada y su mente le jugaba malas pasadas pero que ya, ahora se sentía libre y ella otra vez. Empezó a llorar cuando le dije: Para observar lo que hay afuera, primero hay que observar lo que hay adentro y no me refiero unicamente a la calle, me refiero a nosotros mismos». Obvio que me sorprendí con mi espontánea respuesta pero también era una respuesta que estaba buscando desde hace tiempo y me la di yo solo y fue el impulsor para escribir y compartir este post.

«Solo quien se valora y se respeta a sí mismo, sin compararse con nadie, logra el amor y el respeto de los demás.» Bernabé Tierno.

Si llegaste hasta acá, te invito a leer este cuento que te ayudará más: LA LUCIÉRNAGA QUE NO QUERÍA VOLAR

Te espero en mis redes sociales donde soy más informal
htttps://www.instagram.com/chapasa
https://www.youtube.com/c/chapasa

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *