Skip to content

Todo es tu culpa

Si, duele pero es la verdad, alguien tenía que decírtelo. Si estás emprendiendo un negocio y no pega como esperabas, no es culpa del cliente, es todo culpa tuya por no dar ese 1000% que necesita tu trabajo. Da igual para pequeños empresarios, grandes empresarios, artistas, cocineros, y casi todas las profesiones porque estás ofreciendo tu producto o servicio; entonces quien debe tener el control, evaluar que falla, en que mejorar y si es necesario hacer un mea culpa, eres tú.

A menudo llegan personas a que los asesore para tener éxito pero quieren que suceda de inmediato. Lo curioso de todo esto es que el éxito puede ser tan subjetivo que para todos no es igual ni se aplica la misma fórmula. Lo que brindo en las asesorías son herramientas en base al clown y a la actuación para así poder tener un mejor control personal y usarlas a favor de cada persona.

Hay situaciones y circunstancias como esta que estamos viviendo que si, nos pueden haber dejado sin trabajo pero quedarse de brazos cruzados tanto tiempo, es faltar a tus ganas de querer salir adelante. Nada más terrible que aplazarse a uno mismo y dejarse para después.

¿Qué no hay dinero? Si, la solución a ese mal necesario no lo puedo dar, toca esforzarse y empezar a ingeniárselas, claro que pedir ayuda tampoco está mal, quizás te la nieguen pero una vez más no es culpa del otro, es todo tuya no porque no ahorraste porque nos puede pasar a todos, es tu culpa porque quizás buscaste a la persona que también está necesitando dinero. ¿Qué no hay trabajo? Invéntate uno para ti mismo, siempre con cuidado y siempre poniendo lo mejor de tu parte. Prepárate mentalmente porque vendrás muchos momentos duros sin embargo ¿sabes qué? también buenos momentos y aunque sean más breves, si los sabes apreciar, te motivaran a querer más momentos así y eso impulsará nuevamente a seguir creyendo, luchando y te darás cuenta que así como fue tu culpa todo el tiempo que las cosas no salían como esperabas, también será tu culpa o bueno, responsabilidad, tus triunfos. Con triunfos no esperes lujos, sino con las pequeñas cosas que van apareciendo y superando cada obstáculo para así llegar a cumplir una o varias de las metas que tienes trazadas en la vida. Pero recuerda, si algo sale mal, tu tienes la culpa y si te quedas estancado ahí, tu tendrás la culpa, no tienes 8 años para que alguien venga a curarte la herida, es momento de hacerte cargo y demostrar que con esfuerzo, dedicación y trabajo consciente, tus metas estarán cada vez más cerca.

¿Qué me tienes que decir?

No olvides compartir este contenido y seguirme en mis redes sociales.

INSTAGRAM

FACEBOOK

TIKTOK

YOUTUBE

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *